Los amigos de Francisco José Iglesias Meré aún no pueden dar crédito a lo sucedido

Los amigos y familiares de Francisco José Iglesias Meré, el marinero gijonés de 55 años fallecido en la noche de ayer cuando trabajaba en el puerto de El Musel, no dan crédito aún a lo sucedido. Se les ha ido un gran amigo. La fría mañana de hoy no podía empezar con peores noticias para quienes conocían a este trabajador, natural del barrio de Portuarios.

Francisco José Iglesias Meré, conocido como "El Tato" llevaba toda su vida ligado al mar, según sus amigos. Primero como pescador y ahora como marinero mercante.

El trabajador falleció tras el impacto de una pieza metálica cuando realizaba junto a otros dos operarios labores de amarre del buque, que acababa de llegar al muelle Ingeniero Olano. La primera hipótesis es que se trata de un accidente fortuito. Según información del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (Sepa), el Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió un aviso pocos minutos antes de las once de la noche en el que se alertaba de que un hombre se había golpeado con un cabo y estaba inconsciente.

Sobre las once y veinte de la noche, la Guardia Civil tuvo conocimiento, mediante una llamada de la Autoridad Portuaria, de un accidente laboral que se había producido en el buque Cementos Cantábrico, que se encontraba a punto de atracar en el muelle Ingeniero Olano. Al llegar los agentes comprobaron cómo en la proa del barco se encontraba ya personal sanitario de una UVI móvil asistiendo a una persona herida a la que estuvieron practicándole maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada durante más de 30 minutos, pero sin resultado positivo. Se certificó la muerte en torno a las 23.45 y se dio aviso a la comisión judicial.

Los hechos descritos ocurrieron entorno a las 22.50, cuando tres de los operarios del barco se encontraban realizando labores de amarre. Justo cuando uno de los cabos estaba virando se desprendió una pieza metálica del molinete. La pieza salió disparada a gran velocidad impactando en uno de los operarios causándole heridas muy graves que finalmente le provocaron la muerte. A la 1.30 horas el médico forense ordenó el levantamiento del cadáver. El fallecido responde a las iniciales F. J. I. M., de 56 años y vecino de Gijón. Era marinero de la embarcación donde perdió la vida y sus compañeros están "completamente consternados".

Fuente:
La Nueva España