Principado y empresarios colombianos ven negocio en el plan de infraestructuras que afronta un país “que crece en paz”

Nada más pisar Colombia, el nombre del aeropuerto de Bogotá empieza a dar algunas pistas. "El Dorado", con su homenaje al reino legendario del oro que buscaron por aquí los conquistadores españoles, recibió a última hora del domingo (hora española) a una delegación institucional y empresarial del Principado que persigue desde ayer no exactamente aquello, pero sí tal vez una cierta actualización de la búsqueda al concepto de riqueza del siglo XXI. La misión se toma el viaje, así lo dijo ayer el consejero de Empleo, con un "objetivo doble". Francisco Blanco precisó ayer que Asturias aquí quiere ver y ser vista, explorar las oportunidades de comercio e inversión que ofrece un país estable "que está creciendo en paz" tras el acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla y "presentar Asturias a los empresarios colombianos, exponerles por qué la región es un lugar para invertir" que además "habla su lengua" y presume de larga tradición industrial.

En ese intercambio, que empezó ayer en un encuentro con directivos de la patronal colombiana, ANDI, los empresarios del país sudamericano se interesaron especialmente por el conocimiento y la tecnología que los astilleros asturianos Armón y Gondán les pueden proporcionar para aprovechar un nicho de mercado recién abierto para el que les falta experiencia. Los acuerdos de libre comercio han retirado la prohibición de reparar en Colombia buques con bandera estadounidense, confirma Blanco. Tienen pues una oportunidad, pero les falta tecnología para sacarle partido. Y a resolver esa falla, según les hicieron saber ayer los componentes de la delegación del Principado, podrían entrar los astilleros asturianos, sector emergente internacional cuya presencia en Colombia se limita de momento a algunas prospecciones.

Además de los barcos, el viaje ha encontrado posibilidades de desarrollo en la vertiente agroalimentaria, donde la patronal nacional del país andino expuso cierto interés por la disposición a acoger productos saludables y surgieron otras alternativas en la energía y las infraestructuras.

Francisco Blanco conversó con la patronal colombiana respaldado por el presidente de la asturiana, Pedro Luis Fernández, la directora del Instituto de Desarrollo Económico del Principado (IDEPA), Eva Pando y, entre otros, una delegación de seis empresas de extracción multisectorial, de las TIC y la tecnología a las infraestructuras y a la industria agroalimentaria. Son precisamente éstos los sectores, afirma Blanco, para explotar con ellos las "similitudes" que conectan por aquí los dos lados del Atlántico. Colombia es también "una tierra verde", dice, con su industria de extracción de carbón y su peso de la transformación agroalimentaria", pero también con "cosas interesantes" como un importante plan de infraestructuras en ciernes llamado a "tirar de la economía en el futuro" o como algunos proyectos atractivos en la generación y distribución energética. "Hay redes eléctricas que construir y centrales que hacer y en ese campo las ingenierías asturianas son líderes en el mundo", remarca. El territorio explorable de la obra pública es el resultado de un viraje en la dieta económica del país. Tal y como lo explica Enrique de Zabala, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Hispanocolombiana, que también se entrevistó ayer con Blanco y la delegación asturiana, "el crecimiento de este país estaba hasta hace dos o tres años asado en el petróleo y el carbón; en los últimos años ha virado hacia las infraestructuras". Eso son "vías, autopistas, túneles?".

En Bogotá, a 2.600 metros de altitud que equivalen a vivir permanentemente en la cima del Torrecerredo, el techo de Asturias, donde llevan cincuenta años persiguiendo sin éxito la construcción del metro, los empresarios y la delegación del Gobierno regional estimularon la percepción de las "similitudes". Abrieron el viaje reunidos con la vicepresidenta ejecutiva de ANDI, Paola Buendía, y entre otros con el director ejecutivo de Fedemetal, Juan Manuel Lesmes, que se presentó como el equivalente colombiano de la patronal asturiana del metal, Femetal, y recordó sus seis viajes a Gijón. La delegación asturiana continuará hoy en Bogotá y parte mañana hacia México.

Fuente:
La Nueva España