Puertos del Estado y Principado contribuirán con un 40% en la financiación extra pedida por la naviera al considerar insuficiente la que recibirá de la UE

Baleària contará con fondos adicionales a los que le conceda la Unión Europea para reabrir la autopista del mar entre El Musel (Gijón) y el de Nantes-Saint Nazaire (Francia), tal como ha solicitado la naviera para relanzar la conexión marítima cancelada en septiembre de 2014 por la compañía LD Lines. El presidente de Puertos del Estado, José Llorca, señaló este jueves en el Congreso de los Diputados que el organismo que preside aportará un 40% de esos fondos adicionales, mientras el Principado desembolsará otro tanto y el Ayuntamiento de Gijón aportará un 20%. Llorca no concretó el montante de las ayudas de las tres administraciones a la armadora, que se plantean en un contexto de restricciones financieras en el Ayuntamiento y el Principado por las respectivas prórrogas presupuestarias.
El acuerdo entre el organismo dependiente del Ministerio de Fomento, el Principado y el Ayuntamiento para respaldar económicamente la reapertura de la autopista del mar de Gijón se concretó en la reunión que las tres administraciones mantuvieron en julio pasado en la sede de la Autoridad Portuaria de Gijón, cuando Baleària ya se había interesado por la que probablemente será su primera línea en la fachada atlántica europea. Lo que entonces no trascendió fue el porcentaje que aportará cada administración y que el jueves Llorca desveló en su comparecencia ante la Comisión de Fomento del Congreso como respuesta a las críticas del diputado de Foro Asturias Isidro Martínez Oblanca, quien le reprochó que Puertos del Estado no se hubiera volcado con el fallido proyecto para reabrir la línea que previamente había intentado el empresario Rafael Riva Meana.
Ante los parlamentarios, Llorca explicó que el acuerdo de aportar el 40% Puertos del Estado, el 40% Principado de Asturias y 20% el Ayuntamiento de Gijón se dirige a "a complementar aquello que ya hemos hecho, que es presentar el 13 de abril de este año una propuesta de fondos CEF para la conversión de 5 barcos de Baleària al gas, conforme a la legislación europea, con la condición de que uno de esos barcos sea obligatoriamente para la linea Gijón-Nantes".
Si la UE concede esa ayuda solicitada por Baleària la misma ascendería a un máximo de 12 millones de euros, que es el 20% del coste de conversión a gas natural de los cinco ferries de Baleària, una inversión conjunta de 60 millones de euros; 12 por barco. A ese proyecto de los fondos CEF Baleària concurre de la mano de los puertos de Gijón, Nantes y Valencia y de la empresa Gas Natural Fenosa y con el respaldo de Puertos del Estado. La naviera informó el día en el que presentó las solicitud de fondos CEF que esas ayudas europeas serían por sí solas insuficientes para poner en marcha la conexión marítima "sin contar con otras subvenciones específicas para las autopistas del mar y destinadas a cubrir el déficit de los primeros cuatro o cinco años".
Posibles efectos en Vigo
De fructificar la reanudación de la línea Gijón-Francia por parte de Baleària podría haber consecuencias para la autopista del mar que explota Suardiaz en Vigo con el mismo destino galo. A priori la conexión viguesa cuenta con una clara ventaja por los vehículos de PSA que garantizan una ocupación constante en la bodega de los buques que ofrecen cinco escalas entre ambos puertos. Sin embargo, la otra tipología de carga que pretende potenciar la armadora española, esa que viaja en semirremolques (SR) como la pizarra, sí podría optar por la ruta asturiana. De hecho la industria pizarrera gallega exportaba mayoritariamente por El Musel hasta la cancelación del servicio hace cuatro años.

Fuente:
El Faro de Vigo