La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente presentará este mes la revisión de los planes de calidad del aire que fueron aprobados en 2014 para las zonas de Gijón y Asturias central (Avilés y Castrillón), si bien ha insistido en que la situación es “muy distinta de la de Madrid”.

En un comunicado, la Consejería ha recordado que estos PLANES incluyen sendos protocolos de actuación para aplicar en aquellas situaciones en que la conjunción de emisiones y estabilidad atmosférica dificulte que las partículas contaminantes de tamaño inferior a diez micras (las denominadas PM10) se dispersen con normalidad durante varias jornadas consecutivas.

En los programas se recogen limitaciones a aquellas actividades que generan contaminación por partículas en suspensión, entre los que se incluye el tráfico.

Por ello, una de las líneas de actuación consiste en desarrollar, junto con las administraciones locales, medidas que mejoren la movilidad tanto urbana como metropolitana.

La Consejería ha añadido que también está trabajando en distintas medidas encaminadas a hacer más atractivo el uso del transporte público, como la próxima flexibilización de la caducidad del bono de diez viajes o la creación de un abono joven, con descuentos adicionales para la población de entre 12 y 30 años.

Además, en el marco del área metropolitana central, ha abogado por la puesta en marcha de un plan de movilidad cuya redacción se adjudicará en torno a febrero, una vez hayan sido estudiadas todas las ofertas.

Desde la Consejería insisten en que, tal y como ha dicho la consejera, Belén Fernández, la situación en Asturias “difiere de la de Madrid”, donde las restricciones al tráfico registradas durante las fiestas navideñas están asociadas a los óxidos de nitrógeno, un contaminante cuyos registros en el Principado “no tienen nada que ver con los altos niveles de la capital española”.

A este respecto, precisa que el Principado, que presenta valores muy inferiores a los que fija la legislación ambiental, está adoptando medidas para combatir otros contaminantes como las partículas o el benceno.

Sobre los valores elevados de partículas que se están registrando en algunas estaciones de la red oficial, la Consejería admite que Lugones ha encadenado tres días consecutivos de superación de 50 microgramos por metro cúbico en aquellas de tamaño inferior a diez micras.

No obstante, precisa que esta situación “no comporta incumplimiento de la legislación ambiental, que admite que puedan producirse esas superaciones hasta en 35 días al año”.

Por razones de prevención y protección de la salud, la Consejería recomienda a la población utilizar el transporte público y hacer un uso moderado de las calefacciones, y además ha propuesto regar las principales carreteras del entorno de Lugones, para lo que se ha puesto en contacto tanto con el Ayuntamiento como con la Delegación del Gobierno.

En el caso del benceno, con valores altos en la estación de Trubia, la Consejería prevé mantener un encuentro con el Ayuntamiento de Oviedo y las empresas de la zona la próxima semana, con el objetivo de avanzar en la identificación de medidas para intentar atajar el problema.

Con carácter general, a expensas de los datos definitivos de 2016, un año “extraordinariamente cálido y seco, con apenas seis jornadas de precipitaciones en diciembre”, la Consejería insiste en que las estaciones de la red oficial siguen apuntando a “una mejoría continuada y progresiva en la calidad del aire”.

Según Medio Ambiente, la mejora es especialmente notable en Gijón, donde por tercer ejercicio consecutivo se cumplen los niveles de partículas PM10 que fija la normativa con solo seis días de superación frente a los 35 que admite la ley en la estación de la Argentina, tradicionalmente más problemática por su cercanía a la industria, y concentraciones medias anuales que no superan los 25 microgramos por metro cúbico, muy por debajo de los 40 permitidos.

La Consejería añade que el balance en cuanto a partículas es igualmente positivo en Oviedo y en Avilés- a excepción de la estación industrial de Matadero-, donde todas las estaciones de la red oficial cerraron 2016 con concentraciones de este contaminante muy inferiores a los máximos legales.

Expediente a ArcelorLa Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha abierto un expediente a ArcelorMittal por el reiterado incumplimiento de las condiciones para el apagado con agua de escorias de los hornos altos de Gijón, que es el supuesto origen de la nube contaminante que afectó al oeste de Gijón el pasado 25 de diciembre.

La información la facilitó la directora general de control ambiental del Principado, Elena Marañón, en la reunión del Observatorio de la Sostenibilidad del Principado de Asturias que se celebró el pasado 29 de diciembre en Oviedo, según indicaron asistentes a la misma.

Representantes de las organizaciones ecologistas en esa reunión se interesaron por las gestiones realizadas ante las dos nubes contaminantes que afectaron a la ciudad el día de Navidad y el día anterior al de la reunión del Observatorio. Sobre ese último episodio Marañón no disponía de datos, pero respecto a la nube del 25 de diciembre señaló que se recogieron muestras de contaminación en el barrio de Tremañes con altos niveles de hierro, lo que apuntaba a que el origen de la nube era la factoría de Arcelor en Veriña, agregan las mismas fuentes.

Al parecer, la nube se debió a un apagado de escorias con agua, lo que produce vapor pero también polvo contaminante. Según las fuentes citadas, el “constante incumplimiento” en cuanto al apagado de las escorias es lo que motivó la apertura de un nuevo expediente a Arcelor. El Principado ya había abierto con anterioridad otros expedientes a la factoría gijonesa de Arcelor, fundamentalmente por emisiones en los sínter. Varios de estos expedientes acabaron en sanciones, recurridas por la siderúrgica.

Arcelor había informado al Principado que lo que había emitido era una nube de vapor de agua, generada durante el proceso de apagado de las escorias en los hornos altos. En un principio, el Principado había señalado que esa emisión de Arcelor no había afectado a las estaciones de medición de la contaminación de la red oficial del Principado, que el 25 de diciembre presentaban “normalidad” según un comunicado difundido por el Principado al día siguiente.

Arcelor declinó ayer hacer valoraciones. Los ecologistas por su parte sostienen que el apagado con agua de escorias que están a más de 1.300 grados centígrados acarrean la emisión a la atmósfera de entre 400 y 1.500 gramos de polvo por tonelada de arrabio, que se pueden reducir en un 99% con la instalación de captadores de gases y su depuración con filtros de mangas o con la utilización de nitrógeno como alternativa a la absorción y depuración convencionales.

Sendos estudios encargados por el Principado a las consultoras Inypsa y Envira vinculan las emisiones de ArcelorMittal con los días de mayor contaminación en Gijón. Más del 80% de la contaminación de origen industrial en la ciudad se debe a Arcelor. La polución industrial es el principal factor contaminante en el oeste del concejo todo el año y también en el este los días del año en los que hay peor calidad del aire.

El alcalde de Gozón asegura que tienen «una de las mejores calidades de aire» de AsturiasEl alcalde de Gozón, Jorge Suárez, niega que su concejo sea el más contaminado de Asturias, como denunció la Coordinadora Ecologista de Asturias, a la que acusa de hacer «una declaración alarmista». Suárez ha pedido los datos actualizados a la dirección de Calidad del Aire del Principado y ha negado que la situación sea tal como la pintan los ecologistas. De hecho asegura que su municipio «goza de una de las mejores calidades de aire» del Principado. Apunta a que en el municipio existen dos estaciones, que no forman parte de la red oficial del Principado, y sostiene que pueden dar valores elevados dada su cercanía a Avilés, el que para la Coordinadora es el segundo municipio más contaminado de la comunidad autónoma. Sin embargo niega que tengan unos valores tan elevados. Las estaciones, atendiendo a las explicaciones de Suárez, se encuentran en el campo de tiro de Alcoa y en el faro de San Juan. La primera se puede entender recibe contaminantes provenientes de la aluminera y la segunda está próxima al puerto de Avilés. El alcalde apunta que «en Gozón tenemos todo el año vientos nordeste y noroeste» con lo que llegarían restos hasta esa estación.

La Coordinadora Ecologista aseguraba que en las estaciones gozoniegas los niveles de PM10 sobrepasaban los 50 microgramos por metro cúbico, mientras que el alcalde mantiene que «no superan el umbral de los 40», aunque sí reconoce que han sido más de 35 los días en que se ha sobrepasado el máximo permitido a lo largo del año pasado. «Los datos (aportados por los ecologistas) carecen de rigor y procesamiento», en palabras de Suárez, quien apunta a que aún no se han contabilizado los de diciembre. Y señala que «si hubiera una estación entre Verdicio y Bañugues registrarían que no hay nada de contaminación en Gozón». Insiste en que otras estaciones asturianas, como es el caso de la del Matadero en Avilés superan los niveles que se puedan alcanzar las de su municipio. De hecho Gozón forma parte de los territorios integrados en la comisión de calidad del aire de Avilés, al igual que los concejos de Corvera o Castrillón y su alcalde apunta a que desde diversas administraciones se están tomando medidas para reducir los niveles de contaminación en la zona. Según los datos de los ecologistas esos cuatro son, precisamente, los cuatro concejos más contaminados de Asturias durante el año pasado.

Las diferencias entre la Coordinadora Ecologista de Asturias y las administraciones a la hora de valorar los datos de contaminación son evidentes desde tiempo atrás y se debe, en parte, a que usan diferentes parámetros para evaluar la contaminación. Mientras que la primera atiende a los estándares indicados por la OMS (Organización Mundial de la Salud) el Principado se fija en cuales son los máximos permitidos por la legislación española, ligeramente superiores a los de la OMS. Aún así, durante el año pasado se declaró la prealerta medioambiental en Avilés en dos ocasiones por superarse los límites de partículas en suspensión en varias estaciones del concejo.

«Peaje que hay que pagar para tener industria»

El puerto avilesino es uno de los que más ha trabajado contra la contaminación en los últimos años para, por ejemplo, evitar que las partículas de las descargas lleguen hasta las viviendas de San Juan. Avilés ha realizado mejoras encaminadas a reducir los niveles de partículas en el aire y desde el Principado se ha instado a empresas asentadas en la comarca a tomar medidas para reducir la contaminación, incluso se les ha sancionado cuando no lo han hecho. «Es el peaje que hay que pagar para tener industria», indica Suárez en referencia a los niveles que pueden registrarse en la estación próxima a Alcoa, aunque insiste en que en su municipio apenas hay este tipo de actividad. No ocurre lo mismo en los otros tres, siendo quizás el caso más destacado Avilés, porque no sólo confluyen varias instalaciones sino que está también el puerto. La alcaldesa de la ciudad, Mariví Monteserín, asegura que en materia de contaminación «venimos de una situación muy dura y la perspectiva es mejorar aún más. Algunas industrias van a controlar más o se van a ir».

La primera edil avilesina defiende el trabajo en equipo realizado tanto por las empresas como el puerto y otras administraciones implicadas. «Vamos por el buen camino», afirma, y se fija en el plan de movilidad en que se trabaja desde el consistorio. El mismo establecerá cuestiones relacionadas con el tráfico y busca potenciar el uso del transporte público, aunque este tipo de contaminante no es el más preocupante de los que se registran en Avilés. «Este ayuntamiento, desde que es democrático, ha aportado más allá de sus competencias al problema medioambiental», manifiesta.

Leer noticia en fuente original: elcomercio.es | lne.es | lavozdeasturias.es

troposfera.org Portal de Calidad del Aire

Fuente:
Troposfera.org