El Boletín Oficial del Estado informó ayer de que así concluye un concurso que estaba abierto a todas las consultoras especializadas en la tarea, con el aviso de que el encargo se lo llevaría la que fuera capaz de cumplir la misión al menor precio.

La propuesta no atrajo a más aspirantes que a una UTE, que ya fueron los únicos que se postularon al mismo encargo la primera vez que se licitó, en 2016. Conscientes quizás de la escasa competencia que iba a existir, esta vez las empresas que conforman la UTE firmaron su propuesta sin rebajar en un euro el precio máximo permitido.

En 2016 hacer el seguimiento de la contaminación del aire, de los niveles de filoplacton, microalgas y fauna de las aguas, de los vertidos y los niveles sonoros se contrató por 379.020 euros para dos ejercicios. Ahora El Musel pagará 487.630 euros por otros dos años, esto es, unos 108.000 euros más por una tarea casi idéntica.

Leer noticia en fuente original: http://www.elcomercio.es/gijon/falta-empresas-encarece-20180617002843-ntvo.html

troposfera.org Portal de Calidad del Aire

Fuente:
Troposfera.org