El ferrocarril en Asturias tiene su referencia inicial en primitivos ferrocarriles arrastrados por caballerías que, desde la tercera década del siglo XIX, ya se empezaron a usar para transportes de las minas. Después, el pionero ferrocarril de Langreo, que se comenzó a construir en 1847, antes incluso de la inauguración del Barcelona a Mataró, implantó sus vías en el ancho internacional, el mismo que ahora recorren los trenes de Alta Velocidad. Así, el 12 de julio de 1856 se inauguraba oficialmente la línea Sama-Gijón, y al año siguiente entraba en funcionamiento la terminal ferroviaria de Langreo en la dársena local, a través del denominado muelle del carbón destinado desde entonces para embarque exclusivo de dicha mercancía a los buques, por medio de los cargaderos drops traídos de Inglaterra, a los que se añadiría en 1873 un tercero.  
SIGUIENTE